3ª. “B”: DEPORTIVO PILMAHUE SALIÓ A FLOTE, A COSTA DE CURACAVÍ

 

(Crónica del partido: Señor Juan Pablo Jarufe, desde Curacaví)

El duelo de colistas del octogonal final de la Tercera División “B”, se dirimió estrechamente en favor del cuadro lacustre, que doblegó a domicilio a un elenco naranja que nunca encontró la llave maestra para vulnerar la bien parada estantería sureña.

En familia. Así se vivió el encuentro entre Curacaví y Deportivo Pilmahue, el pasado sábado en la comuna dulcera. No era para menos, en todo caso, si se toma en cuenta que apenas un par de horas antes había comenzado a rodar la pelota en San Vicente de Tagua Tagua, Rengo y Mejillones, locaciones en las que los candidatos al ascenso a Segunda División, se jugaban el todo por el todo. Además, la mala campaña de curacavinos y villarricenses en la Liguilla Final de la “B”, era un hecho insoslayable para los siempre exitistas hinchas de nuestro fútbol.

Así las cosas, con no más de treinta espectadores buscando guarecerse en alguno de los escasos lugares con sombra del “Olímpico” de Cuyuncaví, naranjos y fosforescentes animaron un partido en líneas generales parejo, pero que se decantaría en favor de los pupilos de Freddy Ferragut, por algunos pequeños detalles.

Tras un mejor inicio de las huestes de Francisco Arce, que avisaron en los pies de Gerard Cuitiño (’4) y por medio de un tiro libre del capitán Bruno Marín (’13), fue Deportivo Pilmahue el cuadro que poco a poco comenzó a apoderarse del balón y a insinuar alguna aproximación al área del golero Sebastián Monasterio, fundamentalmente por las bandas, con las arremetidas de Mario Cáceres y Fabián Illanes, respectivamente. Así fue como Yordan Sandoval y el ya mencionado Mario Cáceres, malograron sendas opciones de desnivelar, cuando el reloj marcaba los ’15 y ’19.

Después de los veinte minutos iniciales, en tanto, los locales buscaron poner el pie en el acelerador y tuvieron una buena chance, tras remate de Matías Cuevas, que fue bien rechazado por el meta Rafael Cisternas, en los ’23.

No obstante, el movimiento en el marcador se produciría en el arco contrario, apenas cuatro minutos más tarde, luego de un servicio de esquina que fue conectado casi en solitario, en el segundo palo, por el central sureño Fernando Sanhueza. Desahogo para el técnico Freddy Ferragut, que hasta ese entonces había fustigado duramente a sus muchachos, en más de una ocasión.

Incluso los de la Araucanía pudieron aumentar en los ’31, luego de un potente remate de Fabián Illanes, a la entrada del área, que fue repelido magistralmente por Sebastián Monasterio. Antes, en el otro costado, el “Oso” Bruno Marín había intentado con dos disparos consecutivos de media distancia, aunque de modo infructuoso.

La segunda fracción ofreció un libreto aún más simple, con un Deportivo Pilmahue que le cedió el balón al local, aguantando a pie firme los desordenados intentos de la escuadra de Francisco Arce. Además, con el ingreso del fornido Carlos Lado, el técnico visitante apostó por la capacidad del exgoleador de General Velásquez para aguantar balones y generar espacios para sus compañeros.

Curacaví, en tanto, careció de claridad y se fue nublando, conforme avanzaban los minutos. Además, desapareció de la cancha un agotado Bruno Marín, con lo cual los locales terminaron por buscar de manera menos organizada, siendo sus envíos presa fácil para Rodrigo Acum, Fernando Sanhueza y compañía.

De todos modos, algo de acción hubo en la portería de Rafael Cisternas, a partir de las llegadas de Raúl Ceballos (’51), Gonzalo Muñoz (’62) y a partir de una agónica jugada, en la que un defensor de Deportivo Pilmahue despejó casi desde la línea de gol. De parte del forastero, casi nada.

Bajo esta dinámica, el juez Freddy Mandujano pitó el final del partido, que marcó una hasta ahora impensada resurrección de Deportivo Pilmahue y el hundimiento casi definitivo de Curacaví, que se quedó virtualmente sin chances de ascender, teniendo por delante difíciles salidas a Andacollo y Rancagua, además de su último encuentro en casa, ante el muy en forma Escuela de Fútbol Macul.

Los pupilos de Freddy Ferragut, por su parte, tendrán una oportunidad de oro en el próximo partido, cuando reciban a Buenos Aires de Parral, hasta ahora el tercer y último cuadro en zona de ascenso, con cuatro unidades por sobre los lacustres. Si hasta antes de esta fecha, parecían muertos, lo cierto es que los del lago ahora volvieron a meterse en la lucha por el tercer boleto a la “A”. Quién lo diría.

FICHA DEL PARTIDO

Sábado 11 de noviembre de 2017

Estadio “Olímpico Municipal”, de Cuyuncaví

Público: 30 espectadores, aproximadamente

Árbitro: Freddy Mandujano

Asistente N° 1: Héctor Sepúlveda

Asistente N° 2: Carlos Contreras

CURACAVÍ (0): 22. Sebastián Monasterio; 7. Gerard Cuitiño, 15. Gabriel Pineda, 17. Diego García, 2. Camilo Olmedo; 13. Matías Cuevas, 4. Benjamín Villou, 10. Bruno Marín (Cap.); 16. Bastián Martínez, 11. Gonzalo Muñoz (’71, 9. Miguel Maureira) y 8. Raúl Ceballos (’78, 3. Nicolás Morris). DT: Francisco Arce.

DEPORTIVO PILMAHUE (1): 21. Rafael Cisternas (Cap.); 4. Sebastián Retamal (’78, 19. Johan Navarrete), 3. Fernando Sanhueza, 16. Rodrigo Acum, 2. Simón Cabezas; 20. Luis Barra, 6. Rodrigo Pinilla, 8. Samuel Muñoz (’65, 7. Esteban Olivera); 10. Mario Cáceres (’55, Carlos Lado), 11. Yordan Sandoval y 23. Fabián Illanes. DT: Freddy Ferragut.

Gol: 0-1: ’27, Fernando Sanhueza (DP).

Tarjetas amarillas: Gabriel Pineda, Gonzalo Muñoz (C); Carlos Lado (DP).

Tarjetas rojas: ’80, Francisco Arce (DT de Curacaví).

 

Fotografía: Facebook Deportivo Pilmahue

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *